25 feb. 2015

Bitcoin: Las claves de la tranquilidad

Acompañadme, una semana más, en este nuevo artículo de Pulso Bitcoin. El tema de este artículo lo quiero dedicar en exclusiva a la regulación, a la idea de lo que supone una regulación, en que parte del camino se encuentra Bitcoin actualmente con respecto a una regulación y subrayar cual es el camino hacia una tranquilidad y seguridad en Bitcoin.

Comenzamos planteando las siguientes preguntas: ¿Cuál es el paradigma actual de Bitcoin con respecto a la regulación nacional (España) e internacional? ¿Es necesario regular Bitcoin?, ¿es la regulación algo positivo o negativo? Y de ser así ¿Qué tipo de regulación?



Actualmente, los organismos reguladores, en función del país en el que fijemos la vista, presenta un conocimiento y ganas de conocer el Bitcoin de lo más variopintas así como las intenciones reguladoras de cada país, que también son igualmente dispares en función del país que se observe, pero más allá de eso, la parte que más nos interesa es la de aquellos países dispuestos a regular Bitcoin, en favor de su uso como por ejemplo: UK, USA, o Canadá.

En el pasado, cuando por primera vez se planteó el uso de tarjetas de crédito, los primeros en su adopción, impulso y regulación fue Estados Unidos y partiendo de su regulación y acciones tomadas, los demás países del mundo, prácticamente copiaron el mismo modelo. La tarjeta de crédito, cuando se inició su uso era algo rompedor para su época, dejaba de lado la necesidad de llevar dinero en efectivo encima para la compra y pago de bienes y servicios, realizándose dicho intercambio a través de los ya habituales TPV’s (Terminal Punto de Venta) con la tarjeta de crédito y automáticamente nos era descontado el dinero de nuestra cuenta bancaria. Esto ha supuesto toda una revolución en los sistemas de pagos y con una implantación elevadísima dentro de los países bancarizados ... el modelo usado fue el estadounidense y los (ahora) gigantes del sector que le dieron el impulso fueron VISA y American Express, a las que siguieron en Europa compañias como MasterCard.

Curiosamente a día de hoy nos encontramos con que, de nuevo, EEUU quiere tomar las riendas para la regulación del Bitcoin, un medio de pago. Su uso y expansión ha crecido y crece a pasos de gigante. Coinbase, por poner un ejemplo, actúa ya con la aprobación del 50% del país para poder operar como un exchange regulado y tan solo es cuestión de tiempo que termine por extenderse al otro 50% restante.



¿Por qué si una regulación estadounidense les funciona a los estadounidenses no podría funcionar en los demás países? Al fin y al cabo, de lo que se trata es de su utilización como medio de pago y que como extra tienes la ventaja de poder utilizarlo como una mercancía.

Por ello, es importante que los pasos a dar, aunque lentos, sean seguros y firmes, tratando todos los temas que abarca la regulación adecuadamente, desde la regulación de las propias transacciones entre particulares y su relación con Hacienda a los requisitos que debe de cumplir una empresa para poder desempeñar sus servicios con garantías o a qué clase de obligaciones y derechos deben aplicárseles a los usuarios de Bitcoin…. O incluso, algo muchísimo más básico y que aún no todos lo tienen claro, ¿Bitcoin es un bien digital, una moneda, una mercancía? Son preguntas importantes a las que esperamos que en este 2015 encontremos una respuesta que abarque a la mayoría del nicho de personas que son usuarios de Bitcoin.



Un ejemplo claro de porqué es necesario regular es el de, por ejemplo, establecer si los cambios de moneda realizados en los Exchanges, son exentos de IVA (o el impuesto del país pertinente) o en cambio llevan IVA, algo que actualmente acarrea problemas, tanto desde el punto de vista del Exchange, como de los propios usuarios que realizan dichos cambios de divisa. Los actores de cada intercambio FIAT/BTC de la mayoría de los países occidentales vienen con un recargo, una comisión que se le impone tanto a quien compra como a quien vende y que va dirigida al Exchange, Exchange, que entre otras cosas deberá de pagar sus respectivos impuestos al fisco a partir de dichas comisiones. Por tanto, si luego además tanto comprador como vendedor han de pagar impuestos además de los que ya paga el exchange, se estaría incurriendo en un doble pago de IVA… algo que no es posible.

Por ello, y con el fin de otorgar un poco de luz a todas estas “pequeñas” discrepancias legales, una regulación, dentro de un medio de pago que pretende masificarse, es necesaria.

Ahora bien, de una primera regulación y dadas las características de Bitcoin, tampoco podemos esperar que sea perfecta, eso sí, poco a poco se ira tornando en una tendencia que nos acerque hacia una regulación si no perfecta, sí que se le asemeje. Ello conllevaría una normalización del dinero, de las transacciones y por consiguiente un aumento de la confianza tranquilidad y su mejora en el trato con Bitcoin en todos los aspectos. Estados Unidos, en este sentido es quien ha decidido tomar las riendas de la situación y muy probablemente lo que ellos decidan, afecte gradualmente al resto de países.



¿Qué situación nos encontramos en España? Caos para el usuario e indiferencia, por llamarlo de alguna manera, del ente regulador. Me recuerda mucho a la Ley del Juego que entre otras muchas cosas eliminaba la posibilidad de ir contra otros usuarios (apuestas de tipo Exchange) y sólo jugabas contra la casa (apuestas tradicionales) o que se eliminara la posibilidad de acceder a la bolsas comunes del resto de países en los que operase dicha casa y solo limitándolo a una bolsa y volumen español. ¿Resultado de esta regulación del juego? Se cargaron el juego online con datos perfectamente comprobables y ahora se quiere realizar una segunda regulación para revertir dichos cambios parcialmente… algo que solo solucionara el problema en parte y que nuevamente, tendrán que regular de nuevo para volver, otra vez, al estado original.

¿Por qué os cuento el caso de la Ley del Juego? Porque se asemeja muchísimo a lo que podría pasar en España si decidieran los entes reguladores españoles, con toda su sapiencia y conocimiento del tema ([/ironía]), decidir regular el Bitcoin en España. Casi con toda seguridad acabaría en desastre para los usuarios (para quien sino).

Al final, en este sentido, somos prácticamente dependientes de las decisiones y de un aparente “mejor hacer” para estas cosas, del país norteamericano… o como poco, de un ente regulador europeo.

Particularmente, creo que ya ha empezado a girar una rueda para convertir Bitcoin en algo verdaderamente global, seguro y de confianza.

¿Y tú, crees que se están dando los pasos adecuados?


No dudéis en dejar vuestras impresiones y comentarios.

Actualización de ultima hora:  Precisamente, y al tema de este artículo, llega a nosotros por primera vez la noticia de que por fin, ya es posible mediante un banco alemán, el Fidor Bank, poder comprar y vender Bitcoins con toda la seguridad que una entidad bancaria puede ofrecer. Esto es un hito para la historia de Bitcoin y de hecho, podría sentar precedente. El hecho de que un cliente de dicho banco (es decir, cualquier persona con posibilidades de abrirse cuenta en dicho banco, sea o no alemana) pueda operar bitcoins con la misma facilidad con la que puede operar acciones de Volkswagen, Telefónica o Santander, sin moverse ni de la silla ni cambiar de pagina y con la garantía de que dicho banco ya cumple con todos los requisitos del ente regulador alemán, es el perfecto ejemplo, como idea de regulación de lo que se ha comentado y propuesto a lo largo del articulo. No es necesario reinventar la pólvora para regular Bitcoin. Con acciones de este tipo, ya nos acerca a todos a la regulación del Bitcoin, pero es que además, este tipo de soluciones lo que aportan es la inmensa tranquilidad de que el medio a través del que se opera, esta cumpliendo con la regulación bancaria pertinente.....

¿Siguiente paso? Que algún banco americano, viendo el ejemplo del Fidor Bank, les copie. La velocidad a la que discurre todo es increíble, casi que si parpadeas, podrías perdértelo.

¿Podría ser el precedente que suponga el inicio de la integracion bancaria del Bitcoin?

18 feb. 2015

¿Invertir en Bitcoin mirando al retrovisor? Mala idea



Si hablamos de una inversión desde su significado económico, hablaríamos del depósito de cierto capital en un activo con el fin de obtener una ganancia futura que se anticipa improbable. Esto es debido a que el inversor posee unas expectativas de beneficio futuro. Esas expectativas son generadas en el individuo a raíz de un proceso a través del cual analiza el activo en profundidad, la evolución de los pilares fundamentales que lo sustentan y de toda la estructura que conforma dicho activo para poder así determinar de una manera probable las expectativas del precio y por consiguiente determinar si un activo está sobrevalorado, infravalorado, si es una buena inversión o si es una pésima inversión.

El caso de Bitcoin es un caso “especial”, funciona de manera muy similar a otros activos como pueda ser el oro y otras materias primas, pero difiere de ellos en ciertos aspectos, aunque al igual que el resto, comparten la manera en que es analizado, tanto a nivel técnico como a nivel fundamental.
Es por ello que si nos paramos a echar un vistazo a los medios generalistas de información que tratan sobre Bitcoin, que lo llevan “matando” casi desde su nacimiento, nos encontramos con dos coincidencias:
  •           Análisis y predicciones futuras en base única y exclusivamente a resultados pasados de su cotización.
  •           Prejuicios.
  •           Desinformación.

Es por ello por lo que me pregunto ¿Invertir mirando siempre y constantemente el retrovisor, es decir, mirando únicamente mirando al pasado, es una opción? Desde mi punto de vista, no es siquiera una opción… ya no decir una buena opción. Lo que hay que pensar cuando uno habla de invertir es en el rendimiento potencial futuro, no en lo que ya ha pasado.

Con esto no quiero decir que no haya que mirar hacia atrás, evidentemente, claro que hay que mirar hacia atrás, del mismo modo que – permitidme que prosiga la analogía de la conducción –  uno mira por el retrovisor de manera ocasional, no conduce mirando al retrovisor (sería imposible y el riesgo de accidente es muy alto), conduce mirando a la carretera, hacia delante, y de vez en cuando echa un vistazo al retrovisor para cerciorarse de que lo que sucede detrás está en orden.

Con una inversión en Bitcoin, pasa exactamente igual, uno debe de observar lo pasado y analizarlo minuciosamente, pero no anclarse en esa mera observación sino continuar con dicho análisis para poder así alcanzar toda su magnitud, lograr analizar el presente y poder establecer una comparativa pasado-presente que nos lleve a una posible expectativa futura, preguntarse qué ha sucedido y porqué, ¿es un hecho definitivo o es un hecho coyuntural y por tanto, pasajero? ¿Qué podría revertir la situación? O… ¿es esta situación el reflejo de un acontecimiento determinante o solo la corrección de un espejismo?

Estas son las preguntas básicas que uno debería de hacerse si mira hacia atrás en Bitcoin, al menos en el último año, pero las expectativas de Bitcoin, ya sean negativas o positivas, no se generan con las preguntas, se generan con las respuestas a dichas preguntas.

Actualmente Bitcoin está cambiando, es un hecho, estamos pasando de algo que solo era posible utilizarlo de una manera sumergida, oculta y muy restringida a un uso cada vez más generalizado y una aceptación tanto de la sociedad como de los comercios y empresas cada vez más al alza por lo que es solo una cuestión de tiempo que se haga viral.



Lógicamente, todo cambio conlleva una serie de repercusiones. Cambiar es salir de la “zona de confort” y salir de la “zona de confort” conlleva que Bitcoin, si quiere seguir el rumbo actual, como así parece, que es el de ser aceptado por el gran público, ya no como un sustituto de una moneda FIAT pues sería proponer una expectativa demasiado alta para un corto, medio o incluso el largo plazo, pero sí que no sería descabellado pensar que Bitcoin pueda copar el mercado de Internet de algún sector. Su potencial es innegable y así lo ven día tras día nuevos inversores, nuevas compañías que llevan al Bitcoin con cada granito de arena, un pasito más lejos con una variedad de aplicaciones, de bienes y de servicios cada vez más diversa.

Este cambio en Bitcoin conlleva, como contrapartida, que aquellas personas que operaban y vivian con un Bitcoin completamente anónimo, desregulado y al más puro estilo del “Salvaje Oeste” puedan ver sus actividades cada vez más limitadas y por ello ser posible que dejen de verle potencial.

El gran público lo que quiere es seguridad, eficacia, eficiencia…. Le hace falta no sentir “vértigo” cuando escucha hablar de Bitcoin o cuando trate de conocerlo y como funciona… además de ser en muchos casos innecesario profundizar en exceso sobre aspectos técnicos al tratarse de un público general, ello no quita que quien trate de profundizar sobre la materia no pueda y que toda la documentación, técnicamente hablando, más avanzada estén disponibles. La inmensa mayoría de personas utilizan el email o la banca electrónica y no saben, ni tienen porque saber, como funcionan internamente estos servicios, lo que sí que perciben son sus resultados, y esto lo único que hace es quitar el miedo al uso. Seguridad, eficiencia y eficacia nuevamente.

Este proceso de cambio en Bitcoin lo que nos traerá será una “purga” dentro de toda su infraestructura. Una purga que alcanza desde los mineros hasta los exchanges pasando por el tipo de usuario que utiliza Bitcoin.



Es bien sabido, y de hecho, raro es el mes en el que por desgracia no hay un acontecimiento en algún exchange que trate con criptomonedas en general o Bitcoin en particular que denuncie un hackeo, un robo o brecha de seguridad.

Esto lo único que nos indica es que al menos una buena parte del sector relacionado con el intercambio entre FIAT/BTC o de otras criptomonedas, es decir, de los exchanges, es ineficiente, ineficaz y es inseguro… y que por tanto debe cambiar.

Las fórmulas para el cambio son muy diversas. Unos optaran por acercarse a los estándares de seguridad que tienen los bróker tradicionales, ya más que probados, y que operan en el mercado bursátil. Otros podrán optar por la difícil tarea de crear estándares propios de seguridad, bien porque tengan un nicho de clientes distinto al del sector tradicional o simplemente por política empresarial. En cualquier caso, ayudaran a la consolidación de Bitcoin tanto como activo como producto, otorgando una mayor solidez al conjunto.



Lo cierto es que en cuanto la regulación del sector llegue, muchas cosas van a cambiar. La primera de ellas o una de las primeras será la de relacionar imperativamente el “operar con el gran público” y “ajustarse a la regulación”, a unos estándares de seguridad para poder operar y en general poner una serie de reglas al entorno del Bitcoin, no al propio Bitcoin como activo, que ayuden al futuro inversor o al futuro usuario a no tenerle miedo y no sentir vértigo cada vez que lo utiliza. En el fondo es hacer que algo que es ineficiente sea eficiente, algo que es ineficaz sea eficaz y algo que es inseguro sea mucho más seguro.

Con ello podríamos empezar a contestar parte de las preguntas del comienzo de este articulo y empezar a evaluar la situación de Bitcoin actual, y como se trata de mirar hacia delante, lo que se puede sacar en claro es que… Sabemos que es el medio de transferencia de valor desde el punto A al punto B más efectivo y eficaz, sabemos que a lo largo de todo el 2014 se han cometido irregularidades, sabemos que sin embargo y pese a todo, toda la infraestructura sigue creciendo de manera constante.

Bitcoin es un activo que en el corto, medio y largo plazo tiene todas las trazas de ser un activo que premien a quien asuma los riesgos inherentes a toda inversión y tras analizarlos detenidamente.
Por tanto, esta carretera llamada Bitcoin no es algo que haya ni se deba únicamente de analizar desde su escasísimo histórico, ya que tiene solo 6 años de vida, sino que es algo que se debe de evaluar de manera mucho más amplia, no solo teniendo en cuenta la cotización, sino teniendo en cuenta todos los fundamentales que lo comprenden, desde aquellos que lo dañan y perjudican, los cuales pueden ser modificados (Bitcoin no son más que líneas de código programables 100%), así como tener en consideración aquellos fundamentales que lo hace crecer día tras día.


¿Te animas a conducir con nosotros?.

11 feb. 2015

Bitcoin: Bajo Lupa, Parte 2



En la primera parte analizamos con cierta profundidad todo el entorno que rodea a los clientes de Bitcoin. En esta segunda parte de Bitcoin: bajo lupa me gustaría hablaros del entorno que envuelve al Bitcoin desde un punto de vista más cercano hacia los proveedores de bienes y servicios. Por otro lado, un viento cambiante dentro del entorno Bitcoin, debido a la ya inminente regulación de su entorno, que podría suponer una renovación, reciclaje o evolución del tipo de clientes que atraerá Bitcoin en el futuro próximo y como contrapartida ver como cierto tipo de clientes/usuarios de Bitcoin se podrían alejar de él. ¿Sera una decisión acertada, será una decisión equivocada? Lo veremos con el tiempo…. Aunque hoy trataremos de adelantrnos y vamos a analizar los principales pros y contras de todo este contexto tan particular y la evolución del entorno de Bitcoin.

Para comenzar nuestro análisis, veo sensato lanzar algunas preguntas al aire con el fin de motivar una pequeña reflexión:

-         - ¿Era el precio al que cotizaba el Bitcoin hace 1 año solido?

En absoluto, el precio al que cotizaba Bitcoin no era para nada el resultado de una evolución del ecosistema y resultado de un crecimiento natural, en cambio sí lo era de una burbuja que además ya sea como causa, como consecuencia o como apoyo, estuvimos muy influenciados por la estafa de MtGox. Como en cualquier activo, tras una descompensación de la Oferta/Demanda, el propio mercado se regula para volver a estabilizar la balanza. Son los propios actores del mercado quienes ante una situación claramente descompensada, actúan comprando y acumulando o vendiendo y redistribuyendo el activo. En este caso, tras una sobredemanda casi ridícula y sin ningún tipo de sentido, ha sucedido una corrección de igual magnitud y en sentido opuesto a la descompensación al alza original, es decir, una vuelta y retorno al origen del movimiento previo a la burbuja.

-        - ¿Es ahora, tras un año de caídas en la cotización de manera ininterrumpida, más sólido Bitcoin?

Sin duda alguna, sí.

-          - ¿Por qué? ¿Qué ha cambiado?

Porque el precio de cotización actual tiene un rango de precios que puede adaptarse mucho más a los niveles de oferta y de demanda que hoy en día tiene Bitcoin. Bitcoin es un mercado pequeño en muchos aspectos pero de inmenso potencial sobre el cual trabajar y donde además se refuerza la teoría de una mayor fortaleza actualmente cuando todo el entorno Bitcoin sigue evolucionando y se sigue manteniendo un intenso interés en esta criptodivisa. Lo que ha cambiado de manera muy drástica es la velocidad de expansión del Bitcoin al pequeño y mediano comercio, que ha aumentado muy significativamente. Hoy cualquier persona en los principales países impulsores de Bitcoin puede darle una utilidad real a sus bitcoins, algo que hace 1 año, con un ecosistema prácticamente reducido a la actividad dentro de los exchanges, era algo prácticamente imposible, por lo que esta expansión de Bitcoin hacia nuevos campos, lo que crea es un flujo de dinero, actividad comercial y utilización real de la criptodivisa, que es el fin último al que Bitcoin pretende llegar, ser utilizado.




Partiendo de esta base, podemos decir que soplan vientos favorables hacia Bitcoin así como a todo su entorno, y aunque aún quedan sendos pasos que darle un uso mucho más consolidado, fiable y seguro que lleve a Bitcoin a ser considerado como algo común, el ritmo al que se está discurriendo todo es algo sin precedentes, incluso más rápido que la evolución de Internet en sus inicios. Uno de los puntos que pueden causar un punto de inflexión dentro de Bitcoin es una posible regulación. Como tal, tomaremos como referencia principal la regulación que se va a llevar a cabo, de manera definitiva en EEUU ya que es el país con mayor número de comercios en donde es posible intercambiar por bienes o servicios el Bitcoin.

BitPay hace pocos días hizo públicos algunos de sus datos y cifras empresariales y en donde podemos apreciar que alrededor de 1.5 millones de € son comerciados al día, es decir, de compraventas realizadas a los comercios para los cuales BitPay da servicio, que además, a día de hoy, ascienden a una cifra cercana a los 100.000. No cabe duda de lo positivo que son estos datos, es un número de comercios y aceptación muchísimo mayor que el de hace apenas un año, por lo que lo más lógico es pensar que Bitcoin se está expandiendo a la misma velocidad a la que se expanden los servicios de empresas como BitPay a lo largo y ancho de la sociedad, que dicho sea, es a pasos agigantados, y pese a que aún se puede y se debe de considerar a Bitcoin como un mercado muy pequeño comparado con el resto de gigantes del sector, no podemos obviar ni negar la evidente evolución que Bitcoin ha sufrido, sufre y que probablemente sufra en este sentido.

Pese al gran positivismo de los datos, no quiero dejar de incidir en que aún quedan sendos pasos que dar y sobre los que evolucionar para llegar a conseguir un producto, llamado Bitcoin, que podamos considerar de 10…o si no es posible aspirar a la perfección, que al menos sea mucho mejor y ventajoso que el sistema actual. La regulación es uno de los pilares clave para la difusión y “explosión” (en términos de difusión) del Bitcoin. Uno de los grandes miedos del usuario y comercio que trata o piensa tratar con Bitcoin es el de la desprotección ante un abuso, Bitcoin prácticamente carece de un marco legal, unas normas jurídicas, bajo las cuales regirse y poder así ofrecer garantías de que los poseedores de bitcoins, comerciantes de bitcoins y en general los actores de Bitcoin, tienen una serie de derechos y obligaciones. Una regulación lo que implica, en términos generales es los actores de dicho mercado que quieran operar legalmente, han de otorgar cierta información a un organismo regulador para obtener así el visto bueno. Este tipo de información va desde información contable del propio negocio (deudores, acreedores…etc.), la identidad y persona sobre quien recaen la responsabilidad, o el mismo plan de negocio, y es de este modo y de ningún otro a través del cual se puede dar una mayor seguridad y protección tanto al inversor como al comercio y proteger al usuario y consumidor frente al abuso.



Por otra parte, Bitcoin, de por sí, no obliga a nadie a seguir las normas del organismo regulador. Bitcoin ya tiene de por si una serie de normas implícitas a su diseño, por tanto, y como Bitcoin es una divisa descentralizada y sin bandera, sus actores pueden, en caso de quererlo por el motivo que sea, poder seguir operando con Bitcoin sin seguir las normas de ningún organismo regulador. Eso sí, lo que hay que tener bien claro es que el hecho de poder elegir no implica “libertinaje” (económico). Si en un determinado territorio impera un marco legal concreto y se aplican las normas de cierto organismo regulador, si se incumplen dichas normas, es decir realizar dicha actividad no regulada sin seguir el marco legal propuesto, te expones a sanciones que dependerán de la gravedad de la infracción serán de una mayor o menor proporción. Lo que sí que tienes, es la opción de operar dicho negocio en aquellos territorios en donde dicha legislación local o regulación no sea aplicable… o bien, y menos recomendable si se pretende dar un servicio de manera abierta y legal recurrir a realizar dichas actividades de manera sumergida, algo que es claramente posible si se toman las precauciones adecuadas pero que limita muchísimo el rango de acción, no olvidemos que Bitcoin no es anónimo 100%, tienes cierta intimidad pero no se es opaco. En mi opinión es simplemente cuestión de tiempo, además de que es harto improbable que empresas de la seriedad como el NYSE o el BBVA, ambas sometidas a una fortísima regulación, decidan apostar por algo como Bitcoin sino saben ya de antemano, al menos, la hoja de ruta en cuanto a la regulación y que en Bitcoin convivirán empresas reguladas y empresas no reguladas en un mismo ambiente aunque en “habitaciones distintas”.





Obviamente, quienes más descontentos ante la inminente regulación estarán van a ser todas aquellas personas o empresas que no quieran compartir ningún tipo de información con ningún organismo regulador, por el motivo que sea,  y prefieran simplemente mantenerse en un mercado “sumergido”. Es en ese punto donde quiero incidir ahora y que cite al principio del artículo, el cambio en el tipo de clientes que Bitcoin va a sufrir y que de hecho ya con la inminente regulación, está sufriendo. Es muy posible que aquellos capitales, personas o empresas que operan con Bitcoin amparados en ese posible anonimato y desinformación publica, puedan ver amenazadas sus actividades y retirarse de Bitcoin o bien recurrir a otros canales más alternativos a través de los cuales poder seguir ejerciendo sus actividades, en cualquier caso, la regulación no es excluyente sino que únicamente otorga un mayor número de posibilidades al usuario, hacia quienes desean operar Bitcoin con las garantías que puede ofrecer un organismo regulador (cumpliendo obviamente las propias reglas básicas de diseño del propio Bitcoin),y de quien quiera operar al margen de un organismo regulador, pues será libre de poder hacerlo.

Por otro lado, en artículos anteriores hemos comparado al Bitcoin con otros activos como puede ser el oro, el cual además de una demanda por su uso ornamental, tiene una demanda como producto financiero… pero en cambio, también tiene una fuerte correlación de las entidades centrales ya que estos también son parte interesada en la propia posesión del oro además de poder influir en la producción del mismo, en ese sentido, Bitcoin siempre se desmarcara del resto de activos ya que no existe una correlación con ningún organismo central en ningún sentido. La producción (minado) de Bitcoins es controlada a través de un modelo matemático implícito en su propio diseño y que simula el proceso de extracción de la tierra de una materia prima. Además, la interacción de los actores con Bitcoin, su compraventa tampoco tiene ningún tipo de correlación con ningún organismo central por lo que es un mercado libre, algo que puede ser ciertamente muy ventajoso en momentos en los que buscar “valores refugio” o simplemente se tiene desconfianza en los organismos centrales y su moneda de curso forzoso.

Como curiosidad, se empieza a vislumbrar algo que por ahora no es más que  por ahora no tiene una importancia reseñable, pero que en cambio sí que refleja el estado de desconfianza o miedo de una población ante la incertidumbre de los organismos centrales o el propio miedo a un conflicto bélico. Es el ejemplo de Rusia, país donde supuestamente es muy complicado hacerse con bitcoins pues Rusia no da ninguna facilidad para ello, pero que pese a ello, el ritmo de compraventas crece de manera significativa tal y como podemos ver en el siguiente gráfico:



Según el grafico y fijándonos en su volumen (barras verticales que parten del eje X) solo esta semana pasada ya se intercambiaron un total de 1100BTC aproximadamente a través de localbitcoins, además de que se puede apreciar el notable crecimiento y progresión a través del tiempo. Esta cantidad es por ahora apenas una décima parte de lo que se intercambia dentro del mismo exchange en dólares, pero sí que marca una tendencia al alza que hay que observar y que además puede ayudar a entender la correlación que existe entre la estabilidad de un organismo central y la utilización de activos considerados como de “valor refugio” o el desvió de cierta cantidad de capital de la moneda de curso forzoso local hacia otras no dependientes de un organismo central, como Bitcoin (a pequeña escala aun). Esto no es nada nuevo, este tipo de sucesos son ya una constante incluso en Bitcoin y su gran juventud. Pudimos apreciar idénticas repercusiones en el suceso anterior ocurrido en Chipre y muy probablemente en Grecia también podrá suceder lo mismo. Bitcoin además, su juventud es tal y su magnitud a escala global tan pequeña, que no necesita de una amplia actuación para verse afectado pues la cantidad de bitcoins disponibles siempre es bastante limitada.


Por tanto, Bitcoin nuevamente vuelve a representar ese camino alternativo, esa tercera vía a través de la cual uno puede tener elección a la hora de decidir el modo de tratar con ello, un barco en donde quien quiera estar regulado podrá atenerse y adecuarse a ciertas reglas de actuación, con un nicho de personas y un mercado potencial que explotar pero por otro lado y de igual manera, el propio diseño de Bitcoin hace que no pueda ser obligatorio su cumplimiento, ningún país es dueño de Bitcoin, sino que si el usuario quien debe decidir <qué>,  <cómo> y <dónde> actuar y bajo que normas, con todo lo bueno y todo lo malo que ello conlleva.

4 feb. 2015

Bitcoin: Bajo Lupa

En el Pulso Bitcoin de esta semana queremos dar un vistazo en detalle al Bitcoin a través de una serie de artículos, relacionados entre sí, y que servirán como referencia para desmentir mitos y afianzar grandes verdades sobre Bitcoin, así como por supuesto someterlo a un análisis en detalle y poder comprender un poco mejor “¿Qué es Bitcoin, que factores mueven Bitcoin, y que afecta al Bitcoin?”.
En esta primera parte de la serie “Bitcoin: Bajo la lupa”, nos centraremos en descomponer y analizar todos los factores de los que se compone el lado del consumidor de bitcoins.

Parte 1: El Consumidor


¿A quién consideramos consumidor de bitcoins? A toda persona que utiliza Bitcoin, bien sea como medio de pago, como valor refugio o bien para especular con ellos.

En este sentido, el consumidor de bitcoins ha ido evolucionando, así como la infraestructura Bitcoin, en apenas un par de años. Si hace 1 o 2 años hacia atrás el perfil medio del consumidor de Bitcoin era una persona relacionada con el mundo de la tecnología: ingenieros en telecomunicaciones, ingenieros informáticos, técnicos informáticos, de redes o telecomunicaciones o por otro lado, entusiastas de la tecnología, ahora empezamos a ver con mayor asiduidad una expansión en el tipo de perfil de persona-tipo que se acerca al Bitcoin, llegando al sector financiero, donde cada vez resuena el eco de Bitcoin con mayor fuerza y además, debido al aumento en la diversidad de bienes y servicios disponibles, a un público mucho menos especializado, mucho más amateur y que no necesariamente tengan que ver o con el mundo tecnológico o con el de las finanzas, algo que de mantenerse en el tiempo podría sentar las bases para que Bitcoin llegue a las masas y convertirse en algo completamente normal en el día a día.

El consumidor de bitcoins, para poder obtener bitcoins, debe o bien comprarlos en los exchange , o mediante transacciones puramente peer-to-peer o bien a través de su obtención como medio de pago por servicios prestados, es decir, ofrecer un bien o un servicio a cambio de bitcoins, trabajar por bitcoins.

Por otro lado, el consumidor en términos generales, a la hora de quererse hacer con sus primeros bitcoins, lo primero que le viene a la mente es un mar de dudas, ¿Dónde conseguirlos? ¿Es seguro? Son preguntas que me encuentro a diario y que seguramente, quienes hayáis estado inmersos en el mundo de Bitcoin por algún tiempo, comprenderéis perfectamente lo que estoy diciendo, la gente tiene dificultades para acceder a Bitcoin en términos generales pero no por falta de las herramientas adecuadas, que las hay y cada vez mejores sino porque es un mundo nuevo, Bitcoin es un activo que cotiza, sí, pero , al menos por el momento, no se mueve a través del mismo canal que las acciones o las commodities y es por ello que el posible futuro consumidor de bitcoins puede tener ciertos problemas a la hora de acceder a ellos. Bitcoin se mueve a través de canales alternativos y en paralelo a los de la bolsa pero sin la bolsa (al menos por ahora) por lo que los bróker tradicionales y conocidos quedan descartados para la búsqueda de bitcoins. Es por ello que el consumidor debe de realizar un pequeño esfuerzo de investigación para descubrir <donde> y <como>.

Pese a todo ello, los bróker/exchange especializados en bitcoins están realizando un gran esfuerzo para la difusión y propagación de la clase de actividades que realizan, aunque, obviamente, como cualquier nueva iniciativa de propagación viral, los comienzos son lentos… aunque podríamos decir que se está progresando mucho.

Cosas como una regulación concreta y no intrusiva del Bitcoin sino que otorgue protección ante el abuso a consumidores y dadores de bienes y servicios, podría acercar este activo a aquellas personas del sector financiero, y ya no decir al público común, que deseen entablar algún tipo de relación con Bitcoin.

Siempre existirán críticos hacia Bitcoin por su uso en actividades ilícitas debido a sus características que lo hacen pseudo-anonimas… pero que no les escandalice el hecho de que haya quien utilice Bitcoin para fines ilegales, ese es un problema más propio del comportamiento humano que del producto Bitcoin como tal y no olvidemos que pese a todo, para actividades ilícitas no hay nada como el cash, que de hecho es y será probablemente por mucho tiempo el medio estrella para este tipo de actividades. Bitcoin en sí, es un producto muy bueno y no el mejor de todos para el desempeño de actividades ilegales ya que toda transacción queda registrada en la cadena de bloques que es pública. El problema viene cuando en el mundo existen algunas necesidades que por el motivo que sea (no entrare a cuestionarlo o sobre si merecería ser licito lo ilícito o no, simplemente realizo una descripción de la materia) son de carácter ilegal y un gobierno opta por prohibirlo y/o vetarlo, hacerlo tabú, esto únicamente hará más que agravar el problema ya que las necesidades, generalmente por A o por B, por medios legales o por medios que podríamos calificar como “underground” van a ser satisfechas por lo que no es un problema del medio a utilizar, que insisto, el dinero cash y en concreto el dólar es el más utilizado y con muchísima diferencia, sino que es un problema de concienciación y educación para que la gente no tenga por qué recurrir a hacer nada que se considere amoral/ilegal o poco ético.

¿Por qué habría de ser atractivo algo como Bitcoin para el público especializado y/o común?
Muy sencillo, para el público especializado, supone la esencia de un mercado puro, donde oferta y demanda fluyen y convergen de manera completamente natural y sin intervención de ningún organismo central que pudiera desvirtuar la voluntad de la propia oferta y demanda natural. Las bolsas y en términos generales, los mercados tradicionales, quedan ya pocos, muy pocos por no decir ninguno en los que de una manera o de otra no se sufra algún tipo de intervención, restándole aliciente.

Se necesita el capital de los especuladores tanto como el de las infraestructuras como el del público generalizado y común. Los especuladores no son un elemento negativo de per se, el especulador otorga una enorme liquidez a los mercados, lo cual es muy muy positivo para el correcto funcionamiento de un mercado.

Las infraestructuras y el dinero que tanto por su valor propio como el que aportan sus bienes y servicios son algo fundamental también para el ecosistema de Bitcoin, aportando variedad de servicios aumentaremos la demanda e incentivaremos su uso.  

Por último, es obvio, que Bitcoin necesita del pequeño consumidor para realmente cumplir con su objetivo, que es ofrecer un medio de pago global sin la intervención de terceras partes. Es por ello que se incentiva día si y día también aceptar Bitcoin como método de pago, de hecho, empresas como Bita ya se congratula de ofrecer servicio a más de 100.000 comercios en todo el mundo y de todo tipo.

Aceptar Bitcoin como método de pago es algo que engrandece a la comunidad pues la persona que posee bitcoins, en términos generales y salvo casos concretos, son personas que quieres usarlos, que quieren ver como estos “unos y ceros” a los que llamamos bitcoins, tienen una utilidad real. El usuario de Bitcoin es generalmente un usuario al que no le importa consumir, entonces, ¿Por qué habríamos de ponerle pegas para poder pagar con Bitcoin? Aceptar bitcoins no conlleva ningún coste adicional.

Todo este cumulo de actividad, también tienen su efecto en el precio a corto plazo y en primera instancia de cara a la baja y posteriormente al alza en el medio y largo plazo, de hecho si se incentiva el uso de Bitcoin a través del pequeño comercio, lo que se crea es un circulo de bitcoins circulantes, independientemente de si el comercio decida convertir los bitcoins a FIAT o quedárselos. Si el usuario de Bitcoin se gasta sus bitcoins porque, efectivamente, existe una ventaja que le motive lo suficiente como para llevarlo a dar ese paso, si el método de pago le supone una ventaja real, esta persona volverá a querer hacerse con bitcoins para seguir usándolo… sería lo más lógico, o incluso, en vez de comprarlos, podría convertirse el mismo usuario ya no solo en acumulador de bitcoins e intercambiador de bitcoins, sino que es posible que si realmente existe una motivación y ventaja real, le lleve a querer recibir la compensación por su respectivo trabajo en bitcoins también, alimentando el círculo del Bitcoin.

Como digo, al principio tiene un efecto a la baja sobre el precio del bitcoin en términos generales porque se juntan varios motivos. Explosión de una “burbuja” y el hecho de que el consumidor de Bitcoin y acumulador de bitcoins, pueda gastarse sus bitcoins de manera real como medio para la obtención de bienes y servicios... y de hecho así lo hacen.

En definitiva, la evolución del Bitcoin a lo largo de este último año ha sido enorme, su expansión a través del gran y pequeño negocio no ha hecho más que empezar a tomar el vuelo y todo apunta a que este año 2015 y sucesivos no vayan a cambiar su tendencia. Es por ello, o al menos en parte por lo que Bitcoin se muestra hoy increíblemente más sólido que hace un año, en un precio desorbitado pero con una infraestructura paupérrima y es por ello, en última instancia, por lo que se debe de tomar al Bitcoin cada vez más en serio.

Espero que les haya resultado de su agrado esta primera parte de la serie temática “Bitcoin: Bajo la lupa”. La próxima semana nos centraremos en otros actores que influyen en el mercado Bitcoin.